Recibí en 2015 el bastón de mando con un único propósito en mente: trabajar por y para este pueblo y mejorar la vida de las ciudadanas y ciudadanos. Lo tomé como un honor y sentí agradecimiento hacia toda la gente que había confiado en mí y en mi equipo. Pero también me acuerdo del peso del compromiso y del deber en mi conciencia. El deber de atender, ayudar, ofrecer y dar a todas y a todos. O lo contrario. El tener que decir no por responsabilidad, lo que a veces resulta ineludible. Tomar decisiones complejas nunca es sencillo. Son los pensamientos que me ocupaban la mente por aquel entonces.

Pero aquella sensación se fue aminorando según fui viendo que con trabajo y esfuerzo, las cosas salen adelante.

Hoy siento que todo aquel peso se ha transformado en energía. Creo en los proyectos que hemos encaminado y pondremos todas nuestras fuerzas en los que vendrán si es que está en nuestras manos llevarlos a cabo.

Junto con la mejora de infraestructuras, instalaciones y servicios, el verdadero reto es hacer más fácil la vida a la ciudadanía conjugando recursos y prioridades. Todos los días vienen al Ayuntamiento mujeres y hombres que están sufriendo por un motivo u otro. Nuestra labor también consiste en dar una respuesta a cada caso concreto. Lo dicho, hacer la vida más fácil. Y para mejor.

Un abrazo,

© 2019 Azkoitiko Udala. Aviso legal

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación y realizar labores analíticas. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies.